Pelota y Don
Comienza a exportar

Todo bien salvo lo importante

Todo bien salvo lo importante.

Hace unos días estaba en un centro comercial grande, de esos que está montado a todo lujo, con suelo de marmolina, lamparas relucientes y techos acristalados. La cosa es, que entramos en una tienda de una de las galerías, el comercio estaba igualmente montado, de forma opulenta, todo nuevo, con grandes carteles y grandes luces que iluminaban las ofertas. Preguntamos a la dependienta más cercana y… la respuesta y el comportamiento dejaron mucho de desear. Ni nos miro, ni sonrió, ni nos dió otras opciones a lo que preguntamos, el tono de enfado y de vete que estoy cansada, al menos desde nuestra perspectiva de clientes. Ya sé que un día malo puede tenerlo cualquiera, pero un cliente es un cliente, y sabéis una cosa, no vamos a volver allí, asi que, moraleja: con los clientes o aciertas a la primera o… .

El asunto es, que es curioso como contratamos el mejor equipo de marketing, el mejor diseñador de páginas webs o hacemos la tienda más espectacular del centro comercial, pero sin embargo, olvidamos lo más importante, que hacemos todo eso para que los clientes vengan y nos compren, y que donde ahorramos en esfuerzo y en dinero, es en la plantilla, .nos olvidamos del trasfondo humano que caracteriza a los negocios. Si contratamos a una persona mediocre, no formada o que no esté alineada con el trabajo, tendremos un cliente, mal atendido, cabreado y que no volverá. Estoy seguro de que tú lector, has tenido más de una vez una experiencia así: que bonita tienda, que productos más interesantes, que imbécil la que me ha atendido. Y ojo,  con esto no quiero decir que el empleado tenga tres carreras y sepa chino mandarino, inglés o filipino para vender ropa de cama, sino que sea una persona que tenga empatía, sea agradable, cercano y observador y que este a gusto en ese puesto de trabajo ,( si habláramos de ese tipo de perfil).

¿De perogrullo?, pues sí, pero, ¿cuántas veces lo vemos?, recordarlo en vuestra próxima visita al centro comercial.

Para acabar, os transmito un consejo que leí en un libro: Los secreto de una mente millonaria,(El enlace es por si queréis comprarlo en Amazón y apoyar a este blogger), y es que pagues a tus empleados según objetivos, es una buena forma de mantener la motivación y de asegurar el trato al cliente .

Espero que te haya gustado y si es así, te agradecería que lo compartieras.

Un saludo y que tengas un buen día 😉 .

F. Blanco

One Comment

  • Luis Miguel

    A mi parecer es una reflexión muy certera la verdad, si muchos de los empresarios llevasen ese tipo de reflexiones a la practica otro gallo cantaría…

    Un saludo amigo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies