Comienza a exportar

Afila tu hacha

Creo que todos llevamos un niño dentro, y creo que como tales, aún nos encanta que nos cuenten buenas historias o buenos cuentos, así que os voy a contar uno que leí en un libro que me encantó y del que ya hablaré más adelante:

Cuentan que en un país muy lejano, el rey organizó una competición de leñadores. De todos los confines del reino vinieron los más avezados cortadores de arboles con sus hachas. De entre todos ellos había dos que eran los mejores, y llegados al final de la competición, lo demostraron quedando en un mano a mano, ( o en este caso, en un hacha a hacha ). El primer leñador era más joven, con brazos como robles y una fuerza de 10 diez osos, el segundo era más mayor y aparentemente menos fuerte, pero aún así, y para sorpresa de todos había llegado a la final. 

Comenzó la competición, y ambos leñadores se perdieron en el bosque. Al rato ya se podía oír los golpes de hacha, chack, chack. El más fuerte, podía escuchar a su rival, pero se dio cuenta que cada cierto tiempo, este paraba. “Esta descansando”pensó. Así que , quitándose el sudor de la frente, redobló sus esfuerzos y no paró de cortar hasta la noche. Cuando llegó la puesta del sol y se hizo recuento de troncos cortados, para extrañeza del leñador más joven y fuerte, su rival había cortado más troncos. Iracundo, gritó a los cuatro vientos que era imposible, que el no había descansado ni un momento y que su rival, sí, a lo que el más mayor le dijo: “Yo no descansaba, yo afilaba mi hacha”.

La moraleja del cuento, para mí, es que no vayas como un pollo sin cabeza haciendo cosas si saber a dónde, tomate un tiempo para mirar que estas haciendo, porqué lo haces, o simplemente para tener un tiempo para ti y los tuyos.

Queridos lectores, esta fabula me da píe a informaros de que me voy a afilar el hacha un par de semanas, espero hagáis lo mismo y volvamos a vernos en septiembre.

Un saludo a todos y feliz verano.

F.Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies